Ateneo Republicano

Estación de tren de Tudela

TAV / TAP: mismos perros, distintos collares

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Autor: Joseba Amenedo Oñate. (Miembro de la Fundación Sustrai Erakuntza)

El pasado 11 de febrero se publicó en Diario de Noticias una entrevista a la Presidenta del Gobierno de Navarra María Chivite. Hemos esperado unas semanas con la sana ambición y firme deseo de que algún partido de los que sustentan y/o forman parte del Gobierno presidido por la Sra. Chivite, cuestionaran lo expresado por ella sobre el tema del TAV en dicha entrevista. Silencio público y tremendamente clarificador al respecto.

Pues bien, creemos desde la Fundación Sustrai Erakuntza que hay que responder a determinadas declaraciones y acciones del Gobierno de Navarra al respecto de cómo ve el presente y el futuro del ferrocarril en nuestro territorio y por ende a toda aquella organización que por acción u omisión no cuestionan realmente la construcción del TAV.

La respuesta de Chivite es sencillamente falsa porque desde hace décadas pasan trenes más largos de mercancías que pueden parar y paran en la estación de Tudela.

Una de las afirmaciones que hizo la Presidenta Chivite es que la estación del TAP (eufemismo de marketing que es sinónimo de TAV) no puede estar en el centro de Tudela al ser pequeña la actual y no poder caber en ella los trenes de 80 metros. Aparte de que hacer una estación nueva fuera del centro de la ciudad es ilógico y un despilfarro, el justificarlo es un chiste muy malo con la que está cayendo. La respuesta de Chivite es sencillamente falsa porque desde hace décadas pasan trenes más largos de mercancías que pueden parar y paran en la estación de Tudela. Con alargar los actuales andenes sería suficiente en el supuesto de que fuera necesario para trenes más largos de pasajeros. Por otro lado, ante la pregunta de pensar en desmantelar la vía actual, la presidenta Chivite respondió que no lo sabía, que quizás pudiera quedarse para cercanías y regionales, aunque dice no saber si se pueden compatibilizar las dos cosas y añade: “Hay que tener en cuenta que la estación de Tudela tiene más trenes que la estación de Pamplona“. En qué quedamos: ¿no es pequeña la estación de Tudela y aun así tiene más tráfico ferroviario que la de Pamplona?.

Antes de nada decirle a la Presidenta Chivite que se lea la propuesta del Tren Público y Social para Navarra 2019-2029 que tienen todos los partidos del arco parlamentario, y que ha sido presentada hace escasos meses en sede parlamentaria junto a un informe sobre el transporte de mercancías que hemos elaborado desde Sustrai a finales de 2019. En ellos se demuestra que ni se transportan ni se van a transportar mercancías en el Tren de Alta Velocidad (TAV) o Altas Prestaciones (TAP), que es el mismo perro con distintos collares.

Y mostramos también como la vía actual, con mejoras como su duplicación, para la cual ya está preparada, es válida para todo tipo de trenes. Permite así llevar mercancías, y también pasajeros tanto en cercanías y regionales, como en largas distancias. Es por tanto una infraestructura de transporte que nos vertebra y nos impulsa a un futuro mas sostenible.

En Navarra hace tiempo que no hay servicio de cercanías, porque todos los gobiernos de Navarra se han negado a ello, junto con el recorte y eliminación realizados desde los gobiernos del Estado a partir de finales de los años 80 del siglo pasado hasta hoy, en todo tipo de partidas presupuestarias y de infraestructuras y personal del servicio ferroviario público que tenemos en el Reino de España. Esto ha sido provocado por la apuesta de construcción de líneas AVE / TAV / TAP, mismo perro con distintos collares, que han llevado a una sangría económica del presupuesto público en el ferrocarril convencional, teniendo una deuda actualmente superior a los 60.000 millones de euros: una barbaridad. Junto a ese despilfarro ha corrido en paralelo la corrupción y las mordidas y comisiones ilegales tanto a nivel político (monarquía incluida) como a nivel técnico y empresarial.

Ahora con los llamados fondos europeos covid o UE Next Generation (otra vez con los distintos collares) se nos vuelve a plantear la imposición de proyectos desfasados, antiguos e insostenibles como el TAV. El TAV es un proyecto suicida, que no aprovecha los actuales trazados con el único fin de que los trenes de pasajeros vayan a alta velocidad.

El problema es el modelo que se quiere seguir imponiendo en un sistema que está colapsando, de despilfarro de energía y materiales, hiperconsumista, de desvertebración del territorio, de recortes y desmantelamiento de servicios públicos, al servicio de grandes capitales e intereses privatizadores,

Tenemos alternativas: viables económicamente, sostenibles medioambientalmente y beneficiosas social y laboralmente; que pasan por un servicio público ferroviario para personas y mercancías que es el TPS. Lo demás son los mismos perros con distintos collares.

Fuente

0 0 votes
Article Rating
Subscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

¿Quieres colaborar con nuestro Ateneno?